miércoles, 27 de febrero de 2008

El ESPEJO MISTERIOSO




Aqui les dejo otro cuento con el que saque un segundo lugar, espero que les guste.

EL ESPEJO MISTERIOSO

Me acuerdo perfectamente aquel día como si fuera ayer…había hecho una adquisición de un espejo antiguo a unos 5.000 pesos mas o menos, del cual me habían comentado que tenia ciertos poderes, pero yo no soy supersticioso ni nada que se asemeje… por lo menos no lo era.

Tocaron la puerta, era el señor de la tienda donde había comprado el espejo, lo invite a pasar para ayudarme a colocar mi nueva adquisición. Saco la manta que lo envolvía, era una belleza el cristal del espejo parecía ser muy valioso, estaba enmarcado en bronce con unas decoraciones en la parte superior e inferior, en fin decidí colocarlo enfrente de mi cama…

Aquella noche no pude dormir bien porque sentía unos golpes provenientes desde el espejo, tome coraje y decidí levantarme. Me acerque lentamente a éste y apoye mi mano derecha en el cristal; de repente el vidrio se volvió de un color blanco lo que me hizo dar un gran sobresalto, de repente divise dos manchas negras que iban agrandándose hasta convertirse en dos figuras humanas un poco difuminadas que me dijeron: “allí se oculta un tesoro muy valioso, pero debes dar tu vida para obtenerlo… dicho esto di un salto y entre nuevamente en la cama tratando de sacar de mi cabeza esas dos imágenes. A la noche siguiente, a pesar del miedo, mi curiosidad seguía latente y repetí el procedimiento, sucedió lo mismo que la noche anterior pero en vez de dos “sombras” difuminadas, apareció una figura mucho mas conocida… era “yo”. Ya se que se deben andar preguntando “¿ este esta loco?, pero si es un espejo”; es un espejo ya lo se pero éste personaje no reflejaba mis movimientos sino que me incitaba a acercarme a él, el hecho es que no lo hice y volví a acostarme acobardado por la presencia de este personaje.

A la tercera noche, como en las dos anteriores volví a repetir el procedimiento, y como en la noche anterior estaba yo mismo haciéndome ademanes y morisquetas para que lograra acercarme, mientras tanto avanzaba y avanzaba y de repente la mano de mi alter ego salio del espejo para agarrarme la mano a la altura de la muñeca, comencé a hacer fuerza para que no me llevase; de repente sentí un golpe en mi cabeza y comenzó a sangrar, viendo la situación comencé a pedir ayuda. A mi llamado llegaron el portero de un edificio y un vecino, los cual al llegar hicieron desaparecer la mano, por lo que me di un fuerte golpe contra el piso. Les dije que de mi espejo había salido una mano tratando de llevarme dentro del mismo, pero ellos echaron un vistazo y no encontraron espejo ni espectro. Esto me dejo atónito, les dije que tenia un espejo desde donde veía imágenes que llegaban hacia mi… En fin, ahora estoy en una clínica psiquiatrita esperando que alguien me venga a sacar de aquí para terminar con lo que había empezado con ese espejo…


¿FIN?...si es el fin

5 comentarios:

papa1957 dijo...

Me ha encantado Psico...
muchas gracias
jose ignacio

PIMPON_SESAMO dijo...

Impresionante final, que habilidad de darle la vuelta al cuento.
Enhorabuena y felicidades.

Mao dijo...

Psicodelia gracias por publicar tu cuento, se me ponen los pelos como escarpias cada vez que lo leo.
saludosss

Psicodelia pura dijo...

Muchas gracias a vos Mao por haberle colocado la imagen, y me alegra mucho que a todos les haya gustado

Mao dijo...

De nada es un lujazo intentar ilustrar vuestros relatos.
saludos a todos los sonambulos